.Wordketing

Una persona recibe una media de 4.000 impactos publicitarios al día en Internet. 

La dificultad no es estar, es destacar. Para conseguirlo, necesitas un mensaje potente y memorable.

La clave es no hacer lo mismo, tener tu propia voz. Cautivar.

Debes investigar y conocer a tu audiencia para enviarle el mensaje idóneo en la plataforma correcta.

Solo la buena publicidad convierte los clics en oportunidades. Solo las oportunidades se convierten en ventas.

Cautiva a tu audiencia con publicidad que convierta.

¿QUÉ NECESITAS?

Investigación, estrategia y medición

Uno puede caer en la tentación de pensar que un anuncio bonito y un buen anuncio son la misma cosa.

Los anuncios bonitos no siempre obtienen resultados. Son resultado de la inspiración creativa.

Los anuncios buenos en cambio, convencen, convierten y permiten medir resultados. Resultados del trabajo bien hecho.

En la publicidad digital, pesa más una buena estrategia que un buen eslogan.

Por eso no debes dejar tus ventas en manos de la inspiración creativa. 

La buena publicidad empieza por una buena estrategia.

PRESTA ATENCIÓN ANTES DE DAR UNA SOLUCIÓN

No es un monólogo, es una conversación

Estás enamorado de tu monólogo. Lo has practicado mil veces en tu cabeza y sabes que va a ser un éxito. Es bueno, lo sabes porque tienes ojo para esto. Les va a encantar porque… ¿Por qué?

Vender es conversar. La publicidad es tan solo una invitación a comenzar a hablar. La primera línea del diálogo en un guión.

La buena noticia es que el guión lo escribes tú.

Por eso es importante que investigues en profundidad a tu cliente, lo analices y empatices con sus emociones.

Nunca fue tan fácil escuchar a tu cliente. Está en las redes sociales, en los comentarios de las noticias que les interesan, en los blogs y foros especializados, en los grupos profesionales de Facebook o  el Linkedin de su sector.

Escúchales con atención. No deduzcas o supongas.

La buena publicidad es una conversación basada en evidencias.

NO TE AHOGUES EN EL EMBUDO

Si no la mides bien, no sabrás si ha funcionado

No todos los resultados valen. No todas las métricas importan.

Tan importante es la estrategia como saber que resultados medir.

Cuando un usuario accede a nuestra publicidad, queremos que desate una acción (contacto, registro formulario, petición de información, reserva, venta, valoración, etc.).

Hay que medir lo que de verdad importa: El alcance, las impresiones, los likes, los compartidos…

Nada de eso paga las facturas.

La buena publicidad se mide por los resultados en tu cuenta bancaria. Por las ventas.

 

Estás a punto de conocer un servicio que va a cambiar tu forma de entender la comunicación de tu empresa.

Es emocionante saber qué te interesa ser un cliente boutique.

Para conocer tu proyecto y necesidades, lo primero que debemos hacer es tener una conversación contigo en la que puedas explicarme el alcance y objetivos de tu proyecto.

Estás a punto de conocer un servicio que va a cambiar tu forma pensar. ¡Te esperamos!